Natalia G.: el caso de una secretaria absuelta que confía en la Justicia

Iquique 09 de junio de 2021 Por Editor
Defensor penal Yon-sin Sánchez logró demostrar que no era culpable, librándola de una condena de cinco años que pedía la parte acusadora.
Yon-sin Sanchez 53 (2)b
Defensor penal Yon-sin Sánchez.

“Muchos me dijeron que en Chile la Justicia no llega. Creo que, para mí, sí”.

Con ese convencimiento quedó Natalia G. cuando la absolvieron de una acusación por estafa. Para ella habían pedido cinco años y un día de presidio, pero su defensor Yon-sin Sánchez logró demostrar que no era culpable de delito alguno.

Las características de este caso ameritan su postulación al Proyecto Inocentes de la Defensoría Penal Pública, en donde se exponen los antecedentes de personas que han sufrido la persecución penal para terminar libre de todo cargo, generalmente sufriendo también prisión preventiva.

Ella no estuvo en un recinto penitenciario, pero sí su libertad fue limitada por un arraigo nacional y la obligación de firmar mensualmente mientras transcurría el plazo de investigación y juicio, en una causa que comenzó en abril del año 2019 y terminó sólo dos años después. El veredicto absolutorio fue dictado al final de un juicio oral que duró un mes, oportunidad en que se consideraron los antecedentes aportados por treinta víctimas, entre los cuales estaban sus propios padres, quienes también depositaron dinero para tener una casa propia.

ESTAFA INMOBILIARIA

Los otros dos acusados, un matrimonio que la contrató de secretaria para una aparente inmobiliaria de la ciudad de Alto Hospicio, fueron hallados culpables y condenados a siete años de presidio, en el mediático caso de estafas habitacionales, como lo llamó la prensa regional.

“Natalia era una víctima más de la estafa y esa fue, desde el principio, nuestra posición, el fundamento de nuestras alegaciones y la formulación de nuestras pruebas”, explica el defensor penal público Yon-sin Sánchez.

El abogado resalta que “lo que dictaminó el tribunal es también lo que dijeron desde un principio muchos testigos, además ella misma aportó antecedentes claves de cómo funcionaba la aparente inmobiliaria, una entidad en la que ella confiaba pues no sabía de las maniobras irregulares”.

Pero, el llegar a este final positivo para Natalia G. no fue un camino fácil, según lo explica: “yo trabajaba de manera correcta y era muy ordenada, tanto que mantuve a la vista todos los documentos de la inmobiliaria, con los datos de cada cosa que hacía, pero no manejaba nada más. Nunca pensé que servirían como prueba de delitos y para comprobar mi inocencia”, explica ella.

SENTENCIA

Lo que el Tribunal Oral en lo Penal de Iquique dictaminó recientemente expone que se decidió la absolución de la acusada “considerando que se estableció que ésta se desempeñaba como secretaria para los coacusados (…) sin que se acreditara la concurrencia a su respecto de ánimo de engañar a los afectados para incurrir en un error que posibilitara la disposición patrimonial, tanto así, que incluso sus propios padres resultaron perjudicados al pagar dinero por su incorporación al comité de vivienda”.

DEFENSOR PÚBLICO

Sobre este resultado, la madre de dos hijos destaca el trabajo de su defensor Yon-sin Sánchez. “Yo puse toda mi confianza en él, pues se mostró muy humano, preocupado por ordenar los antecedentes, aclarar los detalles, revisar las pruebas y responder a mis inquietudes”, precisa.

En todo caso admite que al inicio de las gestiones judiciales se sentía insegura y que se preocupó al saber que su defensor sería uno público, pues la cantidad de trabajo que ellos tienen podría significar que no le diera tiempo necesario a su caso. Las entrevistas, las gestiones ante tribunales y el compromiso de quien la atendía le despejaron las aprehensiones y permitieron que ella confiara definitivamente en su defensor penal público.

Te puede interesar