Luis Arce toma posesión como nuevo presidente de Bolivia

Internacional 08 de noviembre de 2020 Por Editor
El solemne acto se inició desde la madrugada con ritos ancestrales en la plaza Murillo en La Paz, centro político de Bolivia, donde se encuentran situadas las sedes del Poder Ejecutivo y Legislativo.
139501355_16048813960621n

LA PAZ, (Xinhua) -- Luis Arce, ganador de las elecciones del 18 de octubre pasado en Bolivia, tomó hoy domingo posesión como nuevo presidente de su país para los próximos cinco años.

"Estoy frente a ustedes con mucha emoción, pero con un profundo sentido de responsabilidad de las promesas hechas en la campaña política y mi compromiso de cumplir cada una de ellas (...). Vamos a gobernar para todos en paz y unidad, vamos a salir adelante", declaró Arce, de 57 años, en su primera intervención como jefe de Estado en el acto celebrado en la Asamblea Legislativa.

El solemne acto se inició desde la madrugada con ritos ancestrales en la plaza Murillo en La Paz, centro político de Bolivia, donde se encuentran situadas las sedes del Poder Ejecutivo y Legislativo.

Luego, la atención se concentró en la Asamblea Legislativa, donde se instaló la sesión de honor para la toma de juramento, inicialmente, de David Choquehuanca como vicepresidente.

Acto seguido, Arce prestó juramento como el mandatario 67 de la historia de Bolivia.

"Llegó la hora de mirar el presente con responsabilidad y compromiso, y el futuro con optimismo con un solo objetivo: el vivir bien de todos los bolivianos", señaló Arce.

El nuevo presidente dijo que retomará la economía plural y diversa con la que el Movimiento Al Socialismo (MAS) gobernó de 2006 a 2019, para que se recupere y promueva todo el potencial boliviano desde lo comunitario, lo campesino, lo estatal, lo privado y lo cooperativo, entre otros.

Anunció que dinamizará y promoverá la oferta y la demanda para que se reactive la economía interna.

"Nuestra patria, más que nunca, requiere esfuerzo y movilización entre la sociedad civil y todos los órganos del Estado, entre el sector público y el privado, así como entre las diferentes organizaciones políticas. A pesar de las diferencias, estamos en la obligación de estar a la altura de la demanda del pueblo y la democracia, que nos demandan unidad, paz y certidumbre", aseveró.

Enfatizó que es hora de ponerle fin al miedo en Bolivia porque cree en la justicia, pero no en el ambiente de resentimiento y venganza que no respeta la diversidad de pensamiento que promueve el odio, y que los únicos que deben tener miedo son los infractores, los criminales, los violentos y los corruptos.

También se dirigió a la comunidad internacional, y afirmó que su gobierno es soberano nacido de las urnas y su planteamiento es trabajar por un mundo multipolar, en el que no exista la supremacía de ninguna potencia, y en el que todos los Estados vivan sin miedo, sin guerras, sin saqueo de recursos naturales, sin racismo ni discriminación, sin presiones ni imposiciones, pero con respeto mutuo.

Consideró que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) es la mejor opción para reafirmar una América Latina y El Caribe como un territorio de paz.

"Asumo la Presidencia de Bolivia con mucha humildad y agradecimiento por la confianza depositada en nosotros. Gobernaremos con responsabilidad e inclusión con un gobierno para todos, afrontando los cambios necesarios con el objetivo de que Bolivia vuelva a la senda de la estabilidad", agregó.

Te puede interesar