Caries alcanzan una prevalencia de 70% en niños de 6 años, ¿aumenta en verano?

Iquique 21 de enero de 2023 Por Editor
Las enfermedades dentales no se toman vacaciones y muchas de ellas aparecen especialmente en la temporada estival, donde aumenta el consumo de helados y bebidas azucaradas, dejando de lado el hábito del cepillado. La odontopediatra de Clínica Tarapacá, Dra. Patricia Cuevas, entrega las principales recomendaciones para cuidar la salud oral de los más pequeños.
Enfermedades dentales

¿Nos preocupamos de nuestra salud bucal en vacaciones? La tendencia es que no. En la temporada estival aumenta el riesgo de acumulación de placa bacteriana, debido a la disminución del hábito de cepillado dental. Ahora, si le sumamos la mayor ingesta de consumo de helados y bebidas azucaradas, el riesgo de sufrir problemas dentales es mayor. Una realidad que preocupa en particular en niños y niñas. 

Y los números lo avalan. Un informe realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que Chile se sitúa entre los países con mayor prevalencia estimada de caries no tratadas, entre un 40,6% y un 55,7% -el rango más alto- en personas mayores de 5 años. 

En la misma línea, estudios nacionales revelan que a los dos años la prevalencia de caries es de un 17,5%, a los cuatro de 50,46% y a los seis de 70,4%. A los 12 años, la cifra aumenta a 62,5% llegando a 99,4% en adultos entre 65 y 74. Por su parte, la II Encuesta Percepción de Profesionales de la Odontología sobre Salud Bucal en Chile también identificó que un 94% admite que la inflación que vive el país sería la responsable de que las atenciones de salud bucal no sean prioridad. 

“Las caries tempranas en infancia, antes conocida como caries del biberón, sigue siendo una enfermedad crónica de alto impacto en la población. Muchas veces, por desconocimiento, se comienza la higiene dental en forma tardía o se rechaza el uso de pastas fluoradas en los más pequeños, restando su efecto benéfico en el control de caries”, asegura la Dra. Patricia Cuevas, odontopediatra de Clínica Tarapacá.

Y agrega que “las conductas de cuidado bucal deben ser incorporadas desde muy temprano, incluso en la etapa prenatal, acompañando y preparando a los padres para fomentar los hábitos saludables que permanecerán en sus hijos por toda la vida”. 

Pero, ¿cómo identificar las caries? ¿cuáles son sus síntomas? Según la especialista, “cambios en el esmalte dental, pequeñas lesiones de color blanco tizoso o cavidades en surcos de las piezas dentales, dolor asociado a cambios de temperatura de los alimentos o pequeñas fracturas en el contorno de los dientes, pueden ser signos a los que debemos estar atentos”.

Para que este problema dental no siga en alza, menos en vacaciones de verano, la Dra. Cuevas entrega las siguientes recomendaciones: 

●       Evitar el consumo frecuente de bebidas y jugos con azúcar. Preferir el consumo de agua.

●       Incentivar el consumo de fruta fresca y natural, sin adición de miel o azúcar. Los frutos secos también son una buena alternativa. Preferir lácteos, tales como yogurt, leches blancas, queso o quesillo sin sellos.

●       Desde la aparición del primer diente en boca, se debe comenzar la higiene dental. Debe ser ejecutado por los padres, mínimo dos veces al día, usando pasta dental con flúor en cantidad apropiada para la edad: hasta los 3 años sólo como un grano de arroz y de 3 a 6 como una lenteja.

●       Aprovechemos también este tiempo de vacaciones para cumplir con el control sano odontológico recomendado cada 6 meses para nuestros niños. 

Traumatismos en verano

Los traumatismos dentales también son comunes en vacaciones, ¿cómo se debe reaccionar ante una caída? “Ante todo golpe en boca, siempre es recomendado acudir prontamente a atención dental de urgencias”, señala la odontopediatra de Clínica Tarapacá.

Sin embargo, como primera instrucción será “mantener la calma y observar al menor. La zona de la boca es muy irrigada y podemos observar sangramiento profundo, revisar su boca y evaluar si afectó labios, lengua o piezas dentarias. Podemos intentar limpiar con suero fisiológico o agua potable”, explica. 

Ahora bien, si existe sangramiento en tejidos blandos, se recomienda solo hacer presión con algodón o gasa limpia durante dos minutos. Si se desprenden fragmentos de dientes y pueden ser recuperados, la profesional aconseja mantenerlos en un recipiente con suero, leche o agua, y recurrir a un profesional.

“Si existe cambio de posición de algún diente de leche o definitivo, intentar reposicionar en el momento, envolviendo sus dedos en gasa o trozo de tela, tomar el diente y con una suave presión colocar en posición original, para pronto acudir al odontólogo más cercano. Los dientes de leche, no se deben volver a colocar en su lugar. El tiempo transcurrido desde la pérdida del diente y su reposición es clave para el pronóstico posterior”, explica. 

 

Te puede interesar