La importancia de retornar a los jardines infantiles para recuperar los aprendizajes

Iquique 05 de marzo de 2022 Por Editor
• La institución realizó un estudio durante fines del año pasado para medir el impacto de estos dos años de atención interrumpida en el desarrollo de niños y niñas que asisten a sus 1.249 jardines infantiles y salas cuna, que arrojó retrasos en las áreas de lenguaje y cognitivas.
35941D2F-8F70-4716-A385-0FC361C726A3

Durante el 2021 el proceso educativo desarrollado por los equipos de jardines infantiles, salas cuna y modalidades no convencionales tuvo características particulares dadas las medidas sanitarias orientadas a prevenir y reducir los contagios del Covid-19. Durante el primer semestre se mantuvieron cuarentenas e interrupciones de la atención presencial y aunque en el segundo semestre ya todos los jardines infantiles y salas cuna estuvieron abiertos, algunas familias optaron por no enviar a sus hijos e hijas. 


Pamela Solís, directora ejecutiva (i) de Fundación Integra, destaca que los equipos educativos y pedagógicos desplegaron su creatividad y esfuerzo para darle continuidad al proceso educativo de los niños y niñas, principalmente manteniendo un contacto estrecho y permanente con las familias para compartir actividades, recursos y orientaciones sobre el bienestar, desarrollo y aprendizaje de los párvulos. 

Sin embargo, el funcionamiento intermitente de los jardines infantiles o la baja asistencia de niños y niñas impidió que, al finalizar el año, se aplicara el instrumento de evaluación que se utiliza normalmente, Perfil de Logro de Aprendizajes de Educación Parvularia (PLAEP), que busca mostrar el nivel de logro en relación a los aprendizajes esperados para cada nivel educativo. “Ante esta situación yreconociendo la importancia de contar con información relevante sobre los niveles de desarrollo y aprendizaje deniños y niñas, revisamos diversos instrumentos nacionales e internacionales que permitirán medir de manera equitativa las dimensiones centrales del desarrollo de los párvulos”, señala Solís.

Se eligió Battelle Developmental InventoryScreening BDI ST2, más conocido como Battelle. Este es un instrumento que evalúa el desarrollo infantil en niños y niñas entre 0 y 8 años de edad, permitiendo identificar indicios de desfase en sus procesos de desarrollo. Para lograrlo, cuenta con 5 escalas (sociopersonal, adaptativa, motora, comunicación y cognitiva). En cada una de ellas, se consideran 20 ítems ordenados en dificultad creciente que van dando cuenta de los distintos hitos del desarrollo.

El puntaje máximo para la prueba es de 200 puntos, con una escala de cero a dos puntos por cada ítem, donde cerocorresponde a no logrado, uno a medianamente logrado y dos para logrado totalmente. El instrumento se aplicó entre los meses de octubre y noviembre con la colaboración del Centro de Estudios de Primera Infancia (CEPI), a una muestra de 2.013 niños y niñas, distribuidos a lo largo del país, con edades de 2, 4 y 5 años al momento de la aplicación.

Te puede interesar