Cerca del 80% de los niños y niñas, menores de 2 años, pueden sufrir gastroenteritis en el verano

País 06 de enero de 2022 Por Editor
La gastroenteritis viral es una infección a los intestinos, la cual durante el verano toma una mayor prevalencia, debido al impacto de las altas temperaturas en la degradación de los alimentos. El pediatra de Clínica Tarapacá, Dr. Christian Polanco, explicó los principales síntomas de este malestar, cómo afrontar un cuadro y qué estrategias seguir para prevenirlas.
doctor-explaining-medical-diagnostic

Los síntomas de la gastroenteritis por lo general son cólicos, fiebre, diarrea y malestar general. Este afecta principalmente a niños y niñas en la época de verano y se complejiza en el caso de quienes asisten a jardines infantiles y salas cunas. Estas enfermedades son generadas por virus entéricos y pueden transmitirse a través de contacto físico, o aguas contaminadas por lo que su prevención resulta compleja en el caso de menores de dos años.

El pediatra de Clínica Tarapacá, Dr. Christian Polanco, explicó que independiente del tipo de virus, ya sea, rotavirus, norovirus adenovirus entérico o hepatitis A, este “se transmite rápidamente, y tiene una duración aproximada entre 3 a 7 días”, por esto, el profesional recalca que el lavado de frutas y verduras es primordial, además de contar con precaución de ingerir alimentos que puedan sufrir alteraciones debido a las altas temperaturas. También destacó que en esta época del año es muy importante beber sólo agua potable. Si no se dispone de ella, primero debe hervirse.

Algunos de los síntomas asociados a esta inflamación de la mucosa del tracto gastrointestinal son cólicos estomacales, fiebre, diarrea y malestar general. Según el especialista de Clínica Tarapacá “en el caso de los niños será necesario contrarrestar con adecuada hidratación mediante el consumo de agua potable, agua embotellada sin gas, la tradicional agua de arroz o sales hidrantes indicadas por el pediatra y no utilizar otros líquidos como jugos de cajas o isotónicos como gatorade o similares”.

En este sentido, recalcó la importancia de mantener una adecuada ingesta de líquidos, puesto que la sintomatología exacerba la deshidratación, por lo que “debemos estar atentos a síntomas como boca y lengua seca, no mojar pañales durante tres horas, fontanela hundida, llanto sin lágrimas entre otros”. 

A su vez, el Dr. Polanco también recomendó disminuir la fiebre quitando capas de ropa o utilizando paños tibios, suministrando analgésicos como paracetamol y no antiespasmódicos (viadil, valpin o similares) para el dolor abdominal, pues afirma que “existe una preocupación habitual entre las mamás que es la diarrea. Sin embargo, no es posible dar medicamentos para evitarla, puesto que es parte del mecanismo para eliminar el virus y el manejo es sintomático” aclaró. 

Estas infecciones virales pueden generarse por temporadas, de hecho, existen infecciones por enterovirus durante los meses de invierno, pero estas aumentan durante el verano, suelen responder al aumento del consumo de alimentos crudos y la degradación de alimentos más sensibles a las altas temperaturas. En este sentido, el pediatra entrega algunas recomendaciones y precauciones para evitar el riesgo de contagios entre los niños: 

 ●     Mantener un buen aseo, en especial en verano.

●     Limpiar objetos que utilicen los niños o niñas.

●     Lavado frecuente de manos con agua y jabón.

●     Utilizar artículos personales de manera absolutamente individual.

●     Desinfectar las superficies duras.

●     En el caso de viajes a lugares donde cambie la composición del agua, se recomienda consumir sólo agua embotellada.

●     Evitar el consumo de alimentos crudos.

Finalmente, indicó que “si hay fiebre y los padres no pueden manejarla, si el niño o niña se encuentra decaído, o las deposiciones son sanguinolentas deben acudir a un servicio de urgencia para que sean atendidos a la brevedad”.

 

Te puede interesar