Superhéroes para nuestra heroína

Editorial 19 de abril de 2021 Por Editor
images

Los superhéroes no están solo en los cartones ni en las grandes producciones de Marvell y afines. No. En estos últimos años, desde 2019 y sobre todo desde que empezó la pandemia, descubrimos que habitan entre nosotros, discretos, silentes, diligentes y humildes. Pululan en centros de salud y en bombas y están allí, para ayudar, siempre. 

Esas fotografías que Reuters o el Times eligen como persona del año 2020 o 2021 nos muestran un rostro fatigado, con marcas y roturas en la piel por permanecer extensas jornadas salvando vidas. Son esos rostros, además, los que emergen desde las llamas para salvar vidas y monumentos. 

Pienso en los incendios de Australia del 2020, con bomberos salvando koalas o kanguros o apaciguando los fuegos de museos o iglesias. Sí: hablo del personal de salud y del cuerpo de bomberos del mundo. Esos son nuestros superhéroes. 

Como familia Chávez Fajardo y Lo Chávez lo hemos vivido en carne propia y podemos afirmar que, desde un tiempo hasta ahora, hemos recibido la presencia y ayuda de estos superhéroes constantemente. Tenemos una heroína en la familia que en estos momentos pasó a ser parte de la mitología, como una Remedios La Bella: Siboney Lo. 

Desde que empezó su enfermedad, compleja y delicada, no hemos parado de recibir la ayuda constante del personal de salud; lo mismo los bomberos, quienes la hicieron parte del cuerpo y la recibieron con los brazos abiertos. Cuando la enfermedad de Siboney avanzó inexorable, su madre decidió llevársela a Iquique, la ciudad que la acogió de niña y que la hizo ciudadana ilustre. 

Allí la esperaban su hija, su hermano, sus abuelos para acompañarla en sus últimos momentos. El centralismo en el que vive Chile se ha acentuado en estos tiempos de pandemia y lo vivimos en carne propia como familia, cuando Siboney tuvo un accidente cerebral en las últimas semanas de su vida. La pesadilla era vivir en una ciudad en donde las clínicas no tienen personal ni maquinarias idóneas para tratar a un enfermo como ella y en donde el hospital público cedió casi la totalidad del espacio a los enfermos de la pandemia. 

Sin embargo, en las pesadillas aparecen los superhéroes y estos fueron los que se movieron raudos para que Siboney tuviera lo necesario para ser tratada en sus últimos momentos. Como familia no terminaremos por agradecer la ayuda y presencia constante del personal de salud del Hospital Ernesto Torres Galdames, quienes siguieron ayudando y cuidándola en la hospitalización domiciliaria (¡En estos momentos! ¡Con esta pandemia!). Ellos no dejaron de estar ni de ayudar hasta el último momento. Lo mismo su cuerpo de bomberos, la Compañía croata de bomberos Dalmacia, quienes facilitaron su propio equipo de salud para que a Siboney no le sucediera nada. 

Estos son nuestros superhéroes, los que no dejaron sola a nuestra heroína por ningún momento. Si Siboney no sufrió los embates propios de su enfermedad los últimos días de su vida, fue gracias a ustedes, ángeles en la tierra. Ya luego, cuando emprendió su vuelo, los bomberos de la zona tarapaqueña se unieron para dar cuenta del dolor de la partida, en luto y en despedida con los más grandes honores desde Iquique todo, pasando por Alto Hospicio, Pozo Almonte y La Tirana. No habrá día en la vida nuestra en que dejemos de agradecer y de enaltecerlos, queridos superhéroes. Esta realidad es más hermosa y mágica por la humanidad que ustedes emanan. ( Soledad Chávez Fajardo)

Te puede interesar