Autoridades materializan expulsión de 207 bolivianos que estaban en cárceles de Iquique, Hospicio y Pozo

Región 04 de septiembre de 2020 Por Editor
Operativos se retomaron luego que fueran suspendidos debido a la pandemia del Covid-19. Del total de extranjeros, 83 son mujeres.
EXPULSION

En el Complejo Fronterizo de Colchane se materializó durante este viernes, la expulsión de 207 ciudadanos bolivianos, quienes se encontraban detenidos en distintas cárceles de la Región de Tarapacá tras ser condenados por delitos como tráfico de drogas, trata de personas, robo y porte ilegal de armas, entre otros.

En el marco del programa de expulsiones que coordina la subsecretaría del Interior y la Policía de Investigaciones, el grupo abandonó el país desde el recinto fronterizo ubicado en la comuna fronteriza de Colchane, en la provincia del Tamarugal, lugar al que estos extranjeros fueron trasladados en 10 buses, con escoltas de la PDI y en medio de estrictas medidas de seguridad sanitarias dispuestas al interior de los vehículos.   

Sobre este operativo - el tercero de su tipo en el año - el subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli confirmó que, “en las próximas semanas se realizarán nuevos traslados de estas características, tanto terrestres como aéreos, dado el mandato legal que tiene el Gobierno de expulsar a aquellas personas que ya cumplieron sus penas en nuestro país, que ingresaron clandestinamente a nuestro territorio, y que tienen antecedentes penales tanto en Chile como en sus países de origen”. 

En tanto, el intendente de Tarapacá, Miguel Ángel Quezada, quien supervisó el cumplimiento de esta medida desde el cuartel policial de la PDI en Alto Hospicio, junto a los gobernadores de Iquique y del Tamarugal, explicó que, a la fecha, ya van 485 expulsiones de ciudadanos extranjeros (incluidos los de este viernes), “el 99 por ciento de ellos (de los expulsados) es por la ley 20.000”. 

Agregó que “agradezco el trabajo de la PDI, quienes están realizando este traslado, llevándolos hacia la frontera para que conmuten la pena y que prohíbe el reingreso a nuestro país durante 10 años; de hacerlo, deben terminar el periodo de su reclusión en los centros penitenciarios. Esto es positivo tanto para los costos para el estado como también para la convivencia en las cárceles de la región.”

El jefe regional de la PDI Tarapacá, César Cortés, señaló que “una de las funciones de la PDI es el control y fiscalización de los ciudadanos extranjeros que ingresan y salen del país y también su permanencia. (Con este operativo) estamos dando cumplimiento a estas medidas expulsivas (dispuestas) por los Tribunales de Justicia de Tarapacá, para dar la alternativa de sustituir la pena por una medida de expulsión. Lo estamos haciendo con todas las medidas de seguridad que se requieren y ya hemos coordinado con las autoridades bolivianas para que sean recibidos”.

Te puede interesar