La letra del tango dice que “20 años no es nada”, aun cuando podemos señalar que 22 años pueden parecer toda una vida

Editorial 05 de marzo de 2022 Por Editor
El recuerdo a 22 años de la partida de Jorge Koke Iturra
jorge-iturra-pe-a
Un 5 de marzo nos dejó Jorge “Koke” Iturra.

Hace 22 años, un 5 de marzo nos dejó Jorge “Koke” Iturra; van 22 años y aún hay amigos que lo recordamos con afecto.  Es que Koke fue más que un periodista, cantor o político; fue uno de esos personajes que se arraigan en un territorio y que están destinados a permanecer como parte de su obra.
Para quienes no tuvieron la oportunidad de conocer a Koke, entre sus múltiples actividades, fue uno de los integrantes de “Voces del Tamarugal”, grupo folclórico de fines de los años sesenta, donde ganaron una competencia musical interregional, saltando al concierto nacional, llegando a grabar dos singles (A mi puerto – Chimenea Santa Laura), que se han transformado en himnos de la identidad iquiqueña y regional.
Koke periodista, fue relacionador público de la Cámara de Diputados en el retorno a la democracia, director de TeleNorte en Iquique, creador del encuentro de Tunas y Estudiantinas con la Municipalidad de Iquique, jefe de comunicaciones de la Intendencia Regional, pero si hay algo por lo que se recuerde permanentemente era el “ser amigo de sus amigos”.
Juntarse a tomar un café con Koke era salir a la calle y pasar largo rato esperando que saludara o conversara en el camino con personas de los más diversos sectores y pensamientos.
Koke tenía una especie de imán de la amistad; era de fácil conversación, buen trato y mucha alegría, siempre acompañado de ese cigarrillo que con el tiempo le llevó la vida.
No había encuentro que no finalizara con una guitarra y una vieja zamba argentina, esa de los Tucu Tucu o los Chalchaleros.  Koke tenía impregnado en la piel el poncho salteño y a varios nos enseñó ese afecto por la cercana Salta y en general por el NOA.
Son muchos los recuerdos y experiencias como recuerdan sus amigos. Aún está pendiente el nombre de una calle, como ofreció el concejo municipal luego de su muerte, un premio del Colegio de Periodistas por su legado. Lo cierto que más allá de lo que falta, es lo que nos dejó, parte de una identidad que un día un poeta o cantor plasmará en una nueva zamba. Esta vez para no olvidar. (Mario Ignacio Cortés)

Te puede interesar