Facilitan terreno a cooperativa indígena para la transformación de desechos forestales

Región 10 de octubre de 2021 Por Editor
El espacio entregado por CONAF y que forma parte de la Reserva Nacional Pampa del Tamarugal, permitirá a la organización la fabricación de briquetas y compost con residuos forestales de tamarugo.
2

La Cooperativa Indígena de Carbón y Briquetadores de la Pampa del Tamarugal, conformada por pequeños productores forestales asociados a los antiguos manejos forestales desarrollados en la Reserva Nacional Pampa del Tamarugal, estableció una alianza con CONAF para hacer uso de terrenos de la citada área silvestre protegida con la finalidad de emprender un innovador proyecto de diversificación productiva.

Mediante un convenio de cooperación que tendrá una duración de cinco años, se facilitará un terreno que posee una extensión de 400 hectáreas, para ser destinado a la recuperación y transformación de desechos forestales de especies nativas, especialmente de tamarugos.

Cabe mencionar que los residuos forestales que trabajará la cooperativa, fueron acumulados luego de 8 años de un manejo forestal sustentable que los propios integrantes de la organización generaron con la práctica de podas que buscaron recuperar la vigorosidad y estado fitosanitario del bosque de tamarugo dentro de la reserva. En esta etapa, los usuarios del bosque contribuyeron a recuperar y manejar los tamarugos y, como beneficio, ellos obtenían madera de las podas para transformarlos en carbón y leña certificada.

No obstante, CONAF el año 2018 decidió poner fin a esta modalidad de manejo forestal para avanzar en otro tipo de conservación. “Este hecho produjo en los usuarios del bosque de la reserva replantear su actividad comercial. Con la asistencia técnica de CONAF sobre cosecha y comercialización, se trasformó su modelo de negocio y ellos decidieron aprovechar los residuos de las antiguas podas y usarlos para generar nuevos productos con un enfoque de economía circular”, explica Juan Ignacio Boudon, director regional de CONAF.  

De esta forma, los integrantes de la cooperativa dejaron atrás la fabricación de leña y carbón de tamarugo y comenzarán, gracias al apoyo de CONAF y de SERCOTEC, la elaboración de briquetas y de compost, para lo cual ya han obtenido las primeras maquinarias y capacitaciones.

Boudon explica que fueron mil quinientas las hectáreas que se manejaron con fines silviculturales entre el 2010 y 2018, “por ende tenemos toneladas de residuos forestales disponibles para que sean trabajados y reutilizados por la cooperativa. Con su utilización ellos podrán generar una nueva actividad comercial, aportar beneficios ambientales, junto con limpiar y mejorar el paisaje, además de eliminar posibles focos para la generación de incendios forestales”, concluye el director. 

 

 

Te puede interesar