SAG Tarapacá fiscaliza sanidad vegetal de plantas que se expenden en viveros

Región 06 de mayo de 2021 Por Editor
Existen 53 viveros y depósitos de plantas debidamente inscritos ante el Servicio en la región.
SAG

Con el objetivo de dar cumplimiento a la normativa sanitaria y resguardar que se comercialicen plantas libres de plagas y enfermedades, el Servicio Agrícola y Ganadero, SAG, continúa realizando fiscalizaciones a viveros y depósitos de plantas en la Región de Tarapacá, que en los últimos años ha experimentado un aumento en el número, existiendo a la fecha un total de 53 inscritos en el organismo.

Alfredo Fröhlich, Director Regional del SAG Tarapacá explicó que actualmente en la región, en las comunas de Iquique, Alto Hospicio, Pozo Almonte y Pica, existen viveros y depósitos de plantas debidamente inscritos ante el Servicio y que son periódicamente controlados por el Servicio.

En este sentido detalló que actualmente el Servicio fiscaliza desde viveros municipales, hasta viveros privados que se dedican a la reproducción de especies nativas como el cactus candelabro, queñoa, paja brava y yareta, además de viveros dedicados a la multiplicación y venta de árboles frutales como limoneros, guayabos y mangos. Por otro lado, están los depósitos de plantas, que habitualmente son tiendas especializadas en productos de decoración y jardín que se dedican sólo a la venta de éstas.

Actualmente son 50 las fiscalizaciones programadas anualmente, instancia donde los inspectores del SAG en caso de determinar la presencia de plagas o enfermedades, colectan muestras que son enviadas al laboratorio para su respectivo análisis. Una vez conocido el diagnóstico, se informa al propietario del vivero y se le solicita tomar las medidas de control, dependiendo de si se trata de una plaga regulada, plaga cuarentenaria ausente o plaga cuarentenaria bajo control oficial.

“Muchas plagas se transmiten con el material de propagación vegetal, por lo tanto, gracias a estas fiscalizaciones que realizamos a nivel regional de manera periódica, estamos previniendo la presencia de plagas en las plantas, ya que, al detectarla de manera temprana, podemos indicar al propietario del vivero la aplicación de métodos de control, y así evitar la dispersión de éstas”, comentó.

 Cabe consignar finalmente, que la constatación de plagas o enfermedades habilita al SAG para que, a través de sus inspectores, disponga el tratamiento o eliminación de las plantas afectadas. Así como también, para disponer la clausura temporal, total o parcial, de un vivero o depósito de plantas, prohibiendo la venta y despacho de sus productos hasta que se ejecuten las medidas sanitarias ordenadas. La recomendación que hace el SAG a los viveristas es a registrarse debidamente en la oficina más cercana y realizar inspecciones preventivas para comprobar la sanidad de las plantas y hacer una selección de éstas antes de venderlas.

 

 

Te puede interesar