En plena pampa calichera y sobre sus vestigios inauguran parador con letras de la Oficina Salitrera Victoria

Región 28 de noviembre de 2020 Por Editor
Hoy se preparan expedientes para que la que fuera la salitrera más grande, sea declarada Patrimonio Histórico.
IMG_5385

Cuando el sol de la pampa  brillaba con todo su esplendor, tal como cuando se desarrollaba la vida en la bullente Salitrera Victoria, se descubrieron las letras de un parador turístico con el nombre de la que fuera la oficina más grande en el norte de Chile, donde se lee en toda su extensión “Salitrera Victoria”, con letras en blanco, hechas en fierro y con una segunda posición de letras en negro, dando el efecto de sombra y volumen. Y toda la imponente estructura montado sobre la tierra calichera. La obra tiene una extensión de 20 metros de largo y  1.50 de ancho; mientras que cada letra tiene un metro cada una, tratadas con antipóxico para evitar su corrosión. La obra fue financiada y ejecutada por la Corporación Museo del Salitre (CMS)

El Consejero Regional, Iván Pérez Valencia, nacido y criado en la Salitrera Victoria, es un artífice principal en rescatar lo que queda de la Oficina, articulando esfuerzos para materializar distintos proyectos, como el caso del Parador de Letras trabajó en alianza estratégica con la CMS, y el apoyo logístico de la Municipalidad de Pozo Almonte.

Hace un par de años el Consejo Regional de Tarapacá, tras una propuesta de Pérez Valencia, decidió incorporar a la Salitrera Victoria dentro de un total de 50 oficinas y sitios salitreros, cuyos expedientes se enviaron ya al Consejo de Monumentos Nacionales para que sean declaradas Patrimonio Histórico. En medio del desarrollo de este proyecto surgió la idea de instalar las letras, las cuales fueron inauguradas en medio de la emoción inmensa de antiguos habitantes de Victoria, sus descendientes, pampinos y actuales habitantes. También participaron representantes de los Bailes Religiosos de la salitrera: Los Chunchos de Victoria, Diablada de Victoria y Morenos de Victoria.

LA MÁS GRANDE

Iván Pérez Valencia dijo emocionado que Victoria fue una verdadera ciudad de la que se sienten orgullosos sus descendientes y motivados “por salvar lo poco que nos queda”. Recordó y leyó el decreto con data 24 de junio de 1951, donde se anunciaba que se rematarían las instalaciones de la Oficina, que en forma definitiva paralizó en 1979. 

Remarcó el consejero que muchas familias, al enterarse del remate, pensaron que era una medida para preservar Victoria “pero fue todo lo contrario, la remataron para destruirla (…) Ni un tornado le hubiese hecho tanto daño como lo que le hicieron a nuestra Oficina, Quisieron robar todo vestigio de lo que hubo acá”.

Estas palabras las pronunció a pampa abierta, junto al recién inaugurado parador y justo donde se iba a construir la Escuela Industrial de Victoria, proyecto que, por el cierre nunca se materializó. “Y detrás estaba el estadio de donde salieron muchos campeones que representaron a nuestra región”, recordó emocionado.

Luego se preguntó: “¿Por qué escogimos este lugar? Porque al fondo se ve la torta, el vestigio más importante que tenemos. Esas tortas fueron construidas por los trabajadores pampinos. Por eso, este homenaje, este parador turístico, patrimonial con el nombre de Oficina Salitrera Victoria, -no ex, porque sigue existiendo-, es para todos los pampinos que dieron su vida acá, los obreros, las libreteras, los que trabajaron en la pulpería, en la Panadería, en el escritorio. Para ellos es este homenaje”, afirmó el Consejero.

QUE LA PAMPA NUNCA MUERA

Añadió que no se saca nada con decir “Que la Pampa Nunca Muera”, que es la consigna de los pampinos, si es que no se transmite la historia a las nuevas generaciones y no se implementan acciones concretas para lograrlo. En ese sentido destacó la gestión de la Corporación Museo del Salitre, liderada por su director Ejecutivo, Silvio Zerega, ha impulsado numeroso proyectos desarrollos principalmente en las salitreras Humberstone y Santa Laura.

También agradeció a la Municipalidad de Pozo Almonte, en concreto a su alcalde Richard Godoy, porque se suma a sus iniciativas de rescate salitrero.  “Me siento orgulloso de estar acá, para rescatar lo poco que nos queda, y contra con apoyo de la Corporación y la Municipalidad”, precisó Pérez Valencia.

Valoró que exista una Junta de Vecinos, con la cual, en conjunto con la Municipalidad de Pozo Almonte, trabajarán para cuidar el parador y otras pequeñas pero significativa obras que se entregaron en esta jornada, como la entrega de una imagen religiosa para instalarla en la gruta de la Virgen; la plantación de dos tamarugos y finalmente un set de luces led para que alumbre este sector que especialmente en fechas significativas, es muy visitado por los victorianos, puesto que ahí estuvo la antigua Iglesia de Salitrera Victoria, que hoy se levanta en Iquique.

Sobre el tema, Silvio Zerega señaló que la CMS también está preparando los expedientes de la Iglesia de Victoria, hoy conocido como Iglesia Pampina, para que pueda ser declarada Patrimonio Histórico. Cabe destacar que los trabajos de restauración realizado en el templo y su torre, fueron financiados por SQM. 

“Nuestro rol como empresa, como heredera de la tradición y la industria pampina, es siempre estar al lado de los pampinos y acompañarlos en los proyectos que nos presentan, para valorar lo que es la cultura pampina”, señaló Gary Mérida, en representación de la compañía, quien también asistió a la inauguración de las letras identificatorias de la Oficina Victoria.

El alcalde de Pozo Almonte, Richard Godoy reforzó la idea del rescate de la cultura pampina “que no debe morir, por eso quiero rescatar la alianza que hay entre nuestro Municipio, la Corporación Museo del Salitre y especialmente el Consejero Iván Pérez que ha sido un gestor incansable para lograr estos desafíos”. 

Te puede interesar