Trisotti presenta proyecto de ley para que tiendas indemnicen a clientes cuando los despachos se entreguen con retraso

País 28 de octubre de 2020 Por Editor
El parlamentario gremialista junto a sus pares de Bancada, propuso compensaciones que van desde el 20 hasta el 30% del valor del producto cuando las empresas incumplen los plazos de entrega establecidos al momento de la compra.
3cd3f14c-0b29-4d27-90ca-f3b20af02a9e

A raíz del preocupante aumento de los reclamos por compras realizadas a través de internet que no llegan en los plazos establecidos, el diputado de la UDI Renzo Trisotti junto a sus pares de Bancada, presentó un proyecto de ley que obliga a las empresas y tiendas de ventas indemnizar a sus clientes cuando un producto no llegue a tiempo.

En esa línea, el parlamentario gremialista comentó que la iniciativa legal se justifica luego que el Servicio Nacional del Consumidor (Sernac) advirtiera haber recibido más de 37.400 reclamos en el último tiempo, siendo cinco las empresas del sector retail las que concentran más del 50% de los casos.

“Es evidente que el comercio electrónico ha sufrido un aumento exponencial a raíz de la pandemia. Sin embargo, llevamos más de cinco meses y aún siguen existiendo tiendas con graves problemas en su sistema de despacho a domicilio. Incluso, hemos sido testigos de casos de personas que han comprado productos en abril o en mayo, como por ejemplo para el Día de la Madre, pero que a la fecha aún no les llega y las empresas tampoco han sido capaces de otorgar una solución real al problema”, aseguró el diputado UDI.

Por lo mismo, la idea del proyecto es obligar a las empresas a compensar con un 20% del valor del producto cuando el retraso en la entrega sea entre uno y 14 días. Si la demora va entre los 15 y 30 días, la indemnización ascendería a un 25%, mientras que sobre un mes las tiendas estarían obligadas a compensar con un 30% del valor de la compra a sus clientes. 

Pero, además, el texto legal establece que el monto de la retribución no debería ser nunca inferior a los $7.000, de manera de garantizar que todas las compras -independiente del valor- cuenten con un resguardo adicional al actual. Por último, y si las empresas no cumplen con la compensación establecidas, el proyecto también dispone que serán sancionadas con una multa de hasta 100 UTM ($5 millones aproximadamente) a beneficio fiscal.

“Así como las empresas no tardan ni un segundo en cobrar intereses cuando una persona se retrasa en el pago de una cuota, lo lógico es que ellos también se vean obligados a compensar a sus clientes cuando se demoren en la entrega de una compra, más aún si consideramos que la mayoría de los despachos son pagados por las propias personas y existen plazos pactados entre ambas partes”, aseguró Trisotti, quien insistió en que “si las empresas del retail ajustan sus procesos y empiezan a ofrecer plazos que sí pueden cumplir, no se verán en la obligación de indemnizar a sus clientes. Pero si siguen incumpliendo con los tiempos acordados, lo mínimo es que sean sancionadas y que compensen a sus clientes”, concluyó.

Te puede interesar