¿Invertir en el sector inmobiliario? ¿Cuándo, cómo y en qué?

Editorial 07 de agosto de 2020 Por Editor
Sandra Betancur, Subgerente de Arriendos de Propiedades, Tattersall GDA
SANDRA BETANCUR

El actual escenario país en el que nos encontramos -en medio de una pandemia que tiene características únicas en la historia reciente- nos afecta tanto en lo social como económico, donde la opción inédita del retiro del 10% de las cuentas individuales de la AFP, genera bastantes expectativas en los chilenos.    

Muchos de nuestros compatriotas, que han sido afectados económicamente por este nuevo escenario, retirarán estos fondos con la finalidad de pagar deudas y bienes de primera necesidad. No obstante, existe un grupo de chilenos que podrán utilizar este 10% para invertirlo, mirando al sector inmobiliario como una opción.   

Creemos que la inversión inmobiliaria sigue siendo la alternativa más rentable a la hora de pensar en el futuro, sin embargo, hay que tomar esta decisión con prudencia y calma, analizando bien todas las oportunidades que se presenten.   

El segundo semestre del año se muestra incierto, donde hay expectativas que de forma paulatina se comience a activar el mercado, tanto en arriendos, como de ventas de propiedades. Los meses de octubre, noviembre y diciembre serán claves para el sector, donde los indicadores económicos serán más claros respecto a los financiamientos que los bancos estarán dispuestos a entregar y también cómo van a cambiar los análisis de riesgo, que sin duda será un tema importante a la hora de saber cómo evolucionará la industria.

Nuestro consejo, como representante de Tattersall, es estudiar bien los movimientos del mercado y tener la sensibilidad adecuada para comprender bien cómo se está comportando éste. Elegir casas o departamentos en comunas que sean atractivas y rentables, entendiendo cuáles son los mejores sectores para invertir y cuáles de ellos te pueden entregar una mayor rentabilidad. También es importante saber que para adquirir una propiedad de entrega inmediata, se debe tener un ahorro mínimo recomendable del 20% del valor, pero existe la alternativa de acceder a proyectos inmobiliarios que estén en verde o blanco, donde se puede ir juntando el monto necesario en un calendario de pago desde la firma de la promesa, hasta la fecha de la escritura.   

Finalmente, que las personas busquen apoyo en profesionales que sean expertos en el área y puedan entregar confianza y tranquilidad a ambas partes -tanto a compradores como a vendedores- donde los involucrados sientan que se le está entregando todas las herramientas necesarias para tomar la mejor decisión posible. 

Te puede interesar