Bolivia bordea 14.000 casos de COVID-19 y prevé colapso de hospitales y cementerios

Internacional 09 de junio de 2020 Por Editor
Los contagios de coronavirus en Bolivia prevén se multipliquen por 10 hasta llegar a más de 100.000 hasta fines de julio, su pico más alto, anunció el domingo la ministra de Salud, Eydi Roca.
xinhuia

LA PAZ, (Xinhua) -- Luego de 13 semanas de registrarse los primeros casos de coronavirus (COVID-19), Bolivia alcanzó hoy 13.949 infectados en medio de una invariable curva ascendente y con proyecciones de un colapso de hospitales y cementerios para julio, según el Ministerio de Salud.

El reporte diario señala que entre el 10 de marzo y 8 de junio se registraron 475 muertos, 2.159 recuperados y los dos departamentos más castigados son Santa Cruz (este), con 63 por ciento, y Beni (noreste) con 18 por ciento; sumando ambos el 81 por ciento del total en Bolivia.

Los siguen en contagios ascendentes dos departamentos Cochabamba con 8 por ciento y La Paz, con 4 por ciento. Estas regiones flexibilizaron la cuarentena desde el 1 de junio.

El jefe nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud, Virgilio Prieto, advirtió a los periodistas este lunes que, de llegar en Bolivia a los 100.000 casos de coronavirus proyectados hasta fines de julio, habrá un colapso en los servicios de salud, cementerios y funerarias.

"Todos debemos unirnos, porque si llegamos a los 100.000 casos de coronavirus confirmados (...), realmente no van a alcanzar los servicios de salud, ni los cementerios ni las funerarias", afirmó Prieto.

Los contagios de coronavirus en Bolivia prevén se multipliquen por 10 hasta llegar a más de 100.000 hasta fines de julio, su pico más alto, anunció el domingo la ministra de Salud, Eydi Roca.

El futuro de esta estimación dependerá de las medidas que apliquen los gobiernos departamentales y municipales, además, de la conciencia de la población para acatar las medidas de bioseguridad a fin de evitar su rápida propagación.

"Se espera que hasta fines de julio haya 100 mil casos de contagio de esta enfermedad, cifras que depende de las medidas que puedan tomar las autoridades municipales y departamental, para que se mantengan o suba esta cifra preocupante para lo cual estamos preparando las condiciones para evitar el colapso de hospitales", manifestó la ministra.

En consecuencia, la funcionaria aseguró que, teniendo en cuenta esa cifra y manteniendo el promedio de 4 por ciento de decesos, se calcula que el número de muertos también puede ascender y se ubique en los 4.000.

Si bien la ciudadanía necesita generar recursos económicos, aún siente la incertidumbre de un posible contagio, en medio de un desorden e irregular tránsito de vehículos y personas que deben apresurar la salida de sus actividades laborales para no ser sancionadas a partir de las 18.00 horas en varios municipios bolivianos.

Conformando más de la mitad de Bolivia, los departamentos de La Paz (oeste), Cochabamba (centro), Oruro (oeste) y Chuquisaca (sur), ya han comenzado a flexibilizar la cuarentena.

En cambio, Santa Cruz (este) y Beni (noreste), las regiones más castigadas de Bolivia, junto con Tarija (sur) y Potosí (sudoeste) han decidido que continuarla bajo rígidas medidas hasta el 7 de junio, a fin de evitar mayor cantidad de casos de COVID-19.

Sobre este panorama y luego del análisis de la situación en la que se encuentran las salas de terapia intensiva del país, la Sociedad de Medicina Crítica y Terapia Intensiva se declaró este lunes en emergencia nacional.

Además, advirtió que dadas las condiciones actuales, el sector no podrá enfrentar las previsiones oficiales del gobierno de un registro de 100.000 casos de COVID-19.

"En la reunión virtual se analizó la falta de cumplimiento de las autoridades a las promesas de fortalecer las unidades de terapia intensiva, además de no atender nuestras convocatorias. Ahora vemos que en las actuales condiciones no podremos enfrentar los pronósticos del Ministerio de Salud", declaró a un medio local el presidente de la Sociedad, Adrián Ávila.

El experto lamentó que, pese a la advertencia que realizaron en marzo, para que el gobierno implementara más camas de terapia intensiva en los hospitales de los nueve departamentos, no se hizo casi nada.

 

Te puede interesar